martes, 11 de enero de 2011

Hay que seguir adelante.


A lo largo de tu vida, vas a conocer a miles de personas. Unas serán más importantes que otras. Unas serán buenas y otras no tan buenas. Unas marcaran más que otras. Unas se quedaran y otras se irán. A estas personas quiero dedicarles este tablón, a las pasajeras. De un modo u otro dejan marca. A algunas no las vuelves a ver, no vuelven y otras vuelven en el momento más inesperado, al cabo de un largo tiempo. Conoces a estas personas y empiezas a relacionarte con ellas, te enseñan cosas, pasáis buenos momentos juntos, también malos, te ayuda, y se van tan repentinamente como aparecieron. Una parte de ti ve imposible seguir adelante, la otra te dice que la vida sigue. Y sigues adelante, aunque te cuesta, lo haces. Lo haces por ti, por el que se ha ido, por los que están, y lo consigues, sigues adelante. Yo creo que esas personas aparecen en tu vida por algo, para enseñarte algo, para ayudarte. Y se van cuando el trabajo está hecho, cuando han logrado su objetivo, cuando has aprendido. En cambio con otras es diferente, otras se acercan para que tú les enseñes algo, para que los ayudes, y cuando los ayudas, desaparecen. En mi vida ha habido varias personas como estas, que me han hecho aprender que no hay que depender de nadie. Que hay que estar preparado para las llegadas y para las partidas, y que a pesar de todo, hay que seguir adelante.

2 comentarios:

  1. Guaaau! Tere soy Ainhoa la amiga de Mamen de Madrid!

    Tia me encanta tu blog si si, asique ya tienes una seguidora más! Espero publicaciones nuevas con ansia!^^

    Besazos preciosa!

    ResponderEliminar
  2. Muchaas Graciaaaaaaaaaaas :)
    un besazo Ainhoaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar