martes, 22 de mayo de 2012

La vida no es un problema que resolver, sino un enigma que descifrar

No hay mejor manera de arreglar las cosas que no sea con el tiempo. Me he dado cuenta que el tiempo lo cura todo, que es lo mejor para poder olvidar aquellas cosas que necesitabamos olvidar. El tiempo es: ¡HOY! El tiempo es: ¡AHORA! El tiempo sana, y el tiempo pasa. Pasa tan rápido que ni cuenta nos damos de las maravillas que hemos hecho, de las cosas que NO hemos hecho y qué mejor que el tiempo para realizarlas, para solucionar, para arreglar. La vida pasa. Y, ¿a qué estás esperando? 

Vívela.
Sabes mi nombre, no mi historia. Has oído lo que he hecho, no lo que he pasado. Sabes dónde estoy, no de dónde vengo. Me ves riendo, pero no tienes ni idea de lo que he sufrido. Deja de juzgarme, saber mi nombre no implica a conocerme.

lunes, 21 de mayo de 2012

Las cosas no suceden de casualidad

Sábado noche. Todo indica que va a ser una gran noche. Ella, con su vestido nuevo, su maquillaje, su melena negra y sus taconazos también lo cree. Sale de casa con la sonrisa puesta, esta noche promete. Camina despacio, decidida, segura, llega a su destino y entra. De repente el tiempo pasa lento, todos la miran, pero ella solo se fija en uno de ellos. Camina segura hacia la barra, y pide una coca-cola. Bebe despacio, tranquila, se gira. Él la está mirando. Ella sonríe y va con sus amigas. Comienza a bailar, a reír, y él no le quita el ojo de encima. De repente, el volumen de la música sube, ella lo mira, él la mira, y ambos caminan a encontrarse uno con el otro. Se miran a los ojos, y ocurre. 


(MP)
http://conellastodocambia.blogspot.com.es/

La verdad



Soy demasiado estúpida y no puedo explicarte la verdad. Intento sincerarme, pero eso me confunde aún más. Mi corazón es un pozo negro sin pasión, cautivo por las tinieblas, temeroso de un amor que no llegará. Se marchita como una rosa en mitad de un desierto, desolado por la soledad. ¿Por qué no puedo estar a tu lado? Porque tú no me amas. ¿Por qué no te alejas de mi mente? Porque soy masoquista y parece que me gusta el dolor de tu recuerdo. Y es que necesito verte, aunque sufra. Tu sonrisa me hace llorar y mi felicidad se haya en mirarte la espalda. ¿Te fijarás algún día en esta personita endeble que necesita tu calor? Eres mi alegría y también mi pena. Eres capaz de hacerme reír y al momento hacerme llorar. 
Te quiero, te necesito, te deseo… Esa es la única verdad, sin embargo, poco a poco se va desvaneciendo, es posible que ahora te vea de otra manera, el amor se acabó, ahora hay que dar paso a la amistad, jamás revelaré mi verdad por miedo a perder, por miedo a no volverte a ver. Y es que tengo que ser consciente, de que ya no puede ser.  Aquí continuaré, sufriendo por un futuro sin futuro, por alguien que no me quiere, por ti, simplemente por ti.
Tu rostro me abofetea la mente y yo me echo a reír, para que las lágrimas que se acumulan se guarden en el fondo de mi alma y no logren escabullirse.




--------------------------------------------------------------------------------- Eso hubiera pensado al menos hace tres meses, pero no. Las cosas cambian como yo también, no quiero volver a sufrir y a pensar en alguien ni siquiera piensa en mí, empecé a mirar más por mí misma y me valoro más. El agobio no va a volver a ir conmigo y menos la tristeza. He empezado a ser feliz,
y me va bastante bien.
En general las personas deseamos establecer las relaciones desde posiciones de respeto e igualdad, pero es un difícil equilibrio en el que resulta muy fácil deslizarse hacia la desigualdad y, por tanto, hacia el riesgo de abuso de poder por alguna de las partes. Y en muchos casos, actos que pueden llegar a dar un fatal desenlace. 


NO A LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

domingo, 20 de mayo de 2012


I didn't mean to end his life 
I know it wasn't right
I can't even sleep at night 
can't get it off my mind
I need to get out of sight 
before I end up behind bars.

What started out as a simple altercation
turned into a real sticky situation
me just thinking of the time
that I’m facing makes me wanna cry.




Dibuje una sonrisa en mi cara, marqué el lugar 

donde corrieron tus besos, saqué el odio de mi 

alma, y dejé a las aves volar como a mi sueño.


Hay veces en las que de repente te sorprendes,
y en ti mismo encuentras gestos, maneras, miradas, caricias,
y otros muchos detalles que de alguna forma,
son de alguien que pasó o está en tu vida…

Hay veces en las que sin darnos cuenta nos convertimos en
pedacitos pequeños de todos aquellos que nos rodean…

Hay momentos en que es maravilloso sentirse parte de alguien o algo…

Soy feliz sabiendo que has compuesto mi vida,
…de saber que hoy eres parte de mi.

Hay veces en las que es importante no contar contigo,
sencillamente porque formas parte de mi.

Hasta descubrir que yo estaba completamente hecho de pedacitos de ti.

Y entonces me descubrí mirándome.
Allí estaba yo, en pie, justo enfrente del espejo donde siempre imaginaba.

Entonces tus formas tenían el sentido perfecto,
al compás que marcaba el movimiento de los velos que cubrían las ventanas.
Como parte de un plan absolutamente preparado, te imaginaba siempre con la cantidad justa de luz,
la suficiente como para que yo, cual director de fotografía, pudiese componer el resto.

Me descubrí, mirándome y puse el empeño suficiente para descubrirme al detalle.
Durante unos minutos centré toda la atención en mis ojos, grandes, de tonos melosos,
y fue entonces cuando por primera vez te descubrí en mí.
Allí estabas tú, en cada movimiento, en cada parpadeo. 
Sorprendido decidí continuar con la “auto-exploración”
y en cada uno de los paisajes de mi cuerpo puede descubrirte,
en algunos más escondidos que en otros, pero en casi todos estabas bien presente.

¿Por qué estaba sucediendo?

 ¿Por qué prácticamente tú y yo formábamos un solo elemento? ¿Un solo ser?

Quizás te había idealizado tanto que “de a poquito” me fui componiendo contigo
hasta descubrir que yo estaba completamente hecho de pedacitos de ti.

sábado, 19 de mayo de 2012

El mundo está loco, definitivamente loco. 
Dicen que al mal tiempo buena cara, que después de la tormenta siempre llega la calma, pero que al fin y al cabo las cosas nunca cambian. Que todo lo que sube baja, pero que agua que pasa no mueve molinos. También dicen que todo el mundo merece una segunda oportunidad, pero que segundas partes nunca fueron buenas; que quien tiene boca se equivoca y que rectificar es de sabios. Que querer es poder y hace más quien quiere que quien puede, pero que quien todo lo quiere todo lo pierde, además que de donde no hay no se puede sacar. Que quien no arriesga no gana, que quien la sigue la consigue. Que no por mucho madrugar amanece más temprano, pero que a quien madruga Dios le ayuda. Que si te pica te rascas, que todo lo que escuece cura. Que no hay mas ciego que el que no quiere ver, que a palabras necias oídos sordos pero que a buen entendedor pocas palabras bastan. Que la confianza da asco. Y que quien no corre vuela, que ya se sabe que las apariencias engañan y que por supuesto que no es oro todo lo que reluce. Y mira que quieres que te diga si quien avisa no es traidor, que si te e visto no me acuerdo, y que a rey muerto rey puesto. Que más vale sola que mal acompañado

sábado, 12 de mayo de 2012

Me gusta. Es como un vicio, un adictivo. Me gusta porque va en pequeñas dosis, intensas, pero pequeñas. Me gusta porque acelera el pulso, sube la adrenalina. Porque es algo muy flexible pero fácil de romperse. Me gusta porque no tiene sentido ni hace falta buscarle explicación. Porque te provoca fanatismo, te hace sentir libre pero nunca te libera. Porque la palabra clave es: improvisación. Y sabe ponerte a prueba. Porque es irremediable e incurable. Produce locura, y eso, me gusta.

jueves, 3 de mayo de 2012

Tg

Y de repente, cuando peor te sientes y más cariño necesitas, aparece una sonrisa, la más perfecta de todas, aquella que al verla sientes que el corazón te va cada vez mas rápido y notas cómo va subiendo hasta llegar a tu garganta. Y es ese segundo en el que te quedas pensando y te das cuenta que la dueña de esa sonrisa es la que en este tiempo, ha sido el motivo fundamental que te daba fuerzas para levantarte todas las mañanas, para volver a sentir ilusión, confianza y retroceder en ese sentimiento que hacía tanto que no sentías, que echabas de menos. 

miércoles, 2 de mayo de 2012

Pero pese a todo, me falta algo.

Escribo esto mientras paseo por la calle de noche, pues algo ha cambiado desde que no me importa nada. Me siento... un poco más libre. Por ejemplo, no tengo que cuidar que estados pongo, ahora pongo lo que quiero, y punto. No tengo que tener cuidado con las fotos que subo, puesto que me da igual lo que piensen. Y lo más importante, no tengo que estar a todas horas mirando si se conecta la gente con la que quiero hablar, o no. La verdad es que eso ha sido lo que más ha cambiado. Desde que no estoy siempre pendiente de ello, tengo mucho más tiempo para todo. Tengo más tiempo para vestirme bien, peinarme bien y maquillarme bien, por lo que salgo mucho más mona a la calle. Tengo más tiempo para mi cuarto, por lo que me he creado mi propio baúl de los recuerdos, donde he leído cartas de hace años, y sí, reconozco que he llorado con ellas. Tengo más tiempo para escribir, cosa que me relaja, incluso he encontrado un nuevo hobbie, la fotografía, que me permite observar mucho mejor lo que me rodea. A mí siempre me ha gustado caminar sola, imaginándome y fantaseando una vida a su lado. Pues bien, ahora que nada me importa, puedo pasear mientras me fijo más en mi misma, por ejemplo, siempre pensando que me gustaba más el día que la noche, ahora descubro que no, que la noche es más romántica, bonita y mágica, y que la prefiero, al igual que ese gélido aliento del viento que sopla de vez en cuando. Pero pese a todo, me falta algo. Me faltas tú.

Ya paso de todo.

Si algo he aprendido a palos es cómo hay que comportarse ante otras personas.
Primera norma: Sonríe y asiente cuando alguien te cuente algo. Nunca des tu opinión, pues conseguirás que hablen de ti.
Segunda norma: Si alguien dice algo que no te gusta, cállate. Sólo conseguirás discusión.
Tercera norma: sigue al grupo. No seas diferente.
Estas serían las tres normas básicas que te daría si tuvieras que caer bien. Pero, ¿cuándo tienes que caer bien a la gente?
A la mierda con lo que acabas de leer. Haz lo que te venga en gana, y habla, joder, habla.