domingo, 27 de febrero de 2011

Sacar de todo lo malo, algo positivo.

Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Que escuchar a la gente, es el mejor remedio y el peor veneno. Que el amor no tiene la fuerza que imaginé. Que nunca conocemos a una persona de verdad. Que gastamos una vida entera en conocernos a nosotros mismos. Que los pocos amigos que te apoyan en la caída son mucho más fuertes que los que te empujan. Que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de mamá. Que el "nunca más" nunca se cumple, y... Que el "para siempre", siempre termina. Que mi familia, con sus diferencias, está aquí, conmigo. Que he escuchado de muchas personas, cosas que no quería oír, y hice cosas que no debería de haber hecho. Pero esta soy yo, aquella que falló y perdió en muchas ocasiones. Aquella que sabe defenderse y que espera de todo lo malo, algo positivo, porque intento ser feliz día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario