jueves, 24 de febrero de 2011

Simplemente plántale cara a los problemas, sonríe en cuanto te despiertes, aunque te falte algo; porque no merece la pena estar mal, no vas a cambiar nada...
Persigue tu sueño, lucha por lo que quieres como si supieras que lo vas a conseguir, porque solo así lo llegarás a obtener algún día.

 Yo también quiero esa persona por la que levantarme cada mañana, esa persona que consiga sacarme fuerzas de donde, de vez en cuando, no hay. Él, persona por la que sentir eso, las típicas mariposas en el estómago, por el que llorar si es necesario, al que apoyar en cada mal rato, y el que me haga pasar muchos de los mejores ratos de mi vida. Esa persona que te quiere tanto como tú a él. Eso es lo que quiero, sería la persona más feliz del mundo...

Lo lograré algún día, volveré a sentir esas mariposillas; volveré a sonreír cada instante.
Lucharé por ello, y algún día, al fin y al cabo, gracias a esa lucha el esfuerzo habrá valido la pena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario