miércoles, 23 de febrero de 2011

Tengo ganas de ti.

Basta. Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdida, antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas mas estúpidas, cuando estas enamorada, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación. Y te dan ganas de gritar. En ese silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo todo de nuevo en su sitio. Así. Cierra a doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Debajo de algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ver. Eso. Otra vez enterrados. Ahora está mejor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario