lunes, 9 de mayo de 2011

Mientras haya una posibilidad, vale la pena intentarlo

El amor, las relaciones, los sentimientos...no se fundan en una razón prudente. Por eso no me gusta hablar de amores imposibles, sino de amores improbables, porque lo improbable es, por definición, probable.

2 comentarios: