sábado, 23 de julio de 2011

Por más que se intente no se puede ignorar a quién se quiere. Y es que cuando el corazón se rebela contra la razón, el amor se sobrepone. No importa que tengas una o mil razones para odiar.
A veces el corazón parece elegir el camino equivocado y de repente se aleja de todas las razones y de todos los motivos, y es justo en ese preciso momento, en el cuál aprecias todo lo que hay a tu alrededor.
¿Por qué las pequeñas señales, los pequeños detalles, los pequeños e insignificantes momentos pueden llegar a confundir más de lo que pensamos?.
Posiblemente sea porque en un gesto tan sencillo se encuentra todo el significado del universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario