domingo, 31 de julio de 2011

a veces queda la esperanza, queda aquél quizás...

A veces queda un rayo de luz, queda la esperanza, no sabes lo que me haces sentir cuando me abrazas. Sé que nos quedan infinitos momentos por compartir, verte feliz es una razón más para sonreír. La vida no siempre da de lo que recibe, mi corazón se siente libre cuando está contigo y cuando escribe, me persigue una razón para seguir el camino, y esa es porque tu corazón camina conmigo. Si tengo que esperar yo te espero, quiero que tu y yo volemos juntos hasta el cielo, quiero ir a un lugar donde nunca nadie ha pisado, eres mi presente, serás mi futuro y eres lo mejor que me ha pasado. Contigo todo es perfecto, porque haces que desaparezcan todos mis defectos, nunca lo dudes, me haces sentir como una niño pequeño cuando te tengo cerca y me regalas todo tu cariño.
Hay cosas que se van, pero cosas que vienen, cosas que se encuentran y otras cosas que se pierden, recuerdos que deseas encerrar en el olvido porque la tristeza que vive en tu interior nunca se ha ido y, no paras de llorar, todo es sufrimiento, porque todo pasa siempre en el mejor momento, tus lágrimas se quedan disecadas en un cuento de rosas de las que ya no queda nada. Y sientes como el corazón se rompe en trozos, la oscuridad te acompaña y es como sentirse sola, vacía por dentro y sin fuerzas para sonreír, estás triste pero intentas fingir que eres feliz. Triste por un adiós que no quiere irse, dentro de mí la tristeza no desea extinguirse, a veces queda la esperanza, queda aquel quizás y te preguntas el por qué de lo que jamás comprenderás
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario