lunes, 29 de agosto de 2011

Hoy también es uno de esos días, es uno de esos días en los que me pongo a pensar en los mejores momentos de mi vida, y por un momento soy feliz. Pero todo se pone oscuro, todo se empieza a desmoronarse, se empieza a caer, y se borra todo, desaparece sin dejar rastro. Empiezan los fantasmas, viene lo malo detrás, los peores momentos de mi vida, lo doloroso, lo que hace llorar, y me desmotivo, me entristece tanto oscuridad... Pasa siempre, rutina, detrás de algo bueno siempre aparece algo malo y no me gusta, pero la vida no son campos de rosas, me han roto tantas veces el corazón que ya no soy capaz de amar, pero me lo tomo todo muy en serio, para mí es todo muy importante, cualquier pequeñez puede cambiarme la vida y por eso, a veces es bueno, y la mayoría de las veces es malo... No sé qué me pasa, estoy rendida, cabreada, agotada, harta, desesperada y, triste, ni calmas, ni hostias, ni risas, ni sonrisas, pero gracias a esas personas consigo distraerme, consigo olvidarme de lo desgraciada que soy en estos momentos y, el pasado nunca vuelve, y cuando te pones a pensar, más bien sueñas en que todos los momentos buenos vuelvan a repetirse, sin un triste final detrás y volver a ser feliz por un instante.
Hoy también es uno de esos días, es uno de esos días en los que me pongo a pensar en los mejores momentos de mi vida, y por un momento soy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario