viernes, 28 de octubre de 2011

No te fíes mucho, ni de ellos ni de ellas.

-Hola, soy un tío. Ahora me gustas, ahora no, ahora tonteo contigo, ahora te ignoro, ahora eres una pesada, ahora no pienso nada.
Pero, míraos. Salidos como el canto de una mesa, sólo buscais haceros los machos delante de la gente metiéndoos con los más débiles, ahora sí, siempre con 2 colegas a tu espalda. Y si no conseguís haceros respetar con el royo macarra, haceros los románticos amables que se preocupan por todas las tías que creen que se las podran tirar así. Conviértete en un putón, líate con todas y de 24 horas, estate 25 de calentón. Rompéis los corazones de las tías con palabras vacías, pero os sentís superiores así, corónate de cabrón.

-Hola, soy una tía. Ahora eres mi vida, ahora eres mi saco de lágrimas, ahora te quiero, ahora estoy confusa, ahora quiero a tu mejor amigo.
Pero, miraos. Maquilladas como puertas hasta para comprar al supermercado, habláis de salidos y vosotras vais con una minifalda que parece que no llevéis nada. Llamáis puta a toda la que os haga competencia, pero luego os hacéis fotos con todas las posturas posibles, y por supuesto, esa 'puta' será tu mejor amiga mañana. Utilizáis a quienes os quieren ayudar de confidentes, queréis contarles todas vuestras penas y que se callen y escuchen todo, ahora que no intenten contarte los demás las cosas.

-Hola, soy un velicirráptor. Ahora me molas, ahora no, ahora me cansas, ahora te como.
Como conclusión, todos damos bastante asco, y decirte que no te fíes mucho, ni de ellos ni de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario